¡Vivas al general!

“Esas mismas palabras tronaron en los pasillos de la Casa Amarilla, recias, en la débil pero poderosa voz del General Vivas, el día que la tiranía decidió liberarlo de su secuestro.” Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

El 11 de julio de 2007, el General Ángel Vivas publicó en su blog unos versos patrióticos de su autoría, ¡Muera la tiranía, viva la libertad! Los versos están basados en el lema que, según nos explica, Miranda incorporó, en letras doradas, al asta de la bandera del buque Leander, el día que zarpo en búsqueda de la libertad para Venezuela y la América hispana. Esas mismas palabras tronaron en los pasillos de la Casa Amarilla, recias, en la débil pero poderosa voz del General Vivas, el día que la tiranía decidió liberarlo de su secuestro. Su repetida proclama es el gesto de un militar íntegro, rara especie, que se negó a someterse al invasor. Su voluntad resistió lo que no ha podido hacer su hoy frágil humanidad, debilitada por las torturas sufridas en cautiverio.

Gestos como este le dan cuenta al mundo de nuestra realidad. Mucho se ha logrado en los últimos años y mucho falta por lograr. Hoy, la gran mayoría del pueblo venezolano le ha dicho NO a la farsa electoral diseñada para perpetuar en el poder a los tiranos. Hoy, esa misma mayoría clama por una dirigencia que termine de ponerse de acuerdo en un objetivo que salta a la vista y se resume en la proclama de Miranda. Hoy, la comunidad internacional democrática sabe que se impone aplicar el Estatuto de Roma, pero, hasta los momentos, no se atreve a dar el paso necesario para comenzar a transitar el largo camino de la justicia. Hoy, el pueblo, hambriento, sigue sufriendo, los niños y los ancianos siguen muriendo de mengua, los jóvenes sobrevivientes de la inseguridad se siguen marchando, la basura no alcanza para todos, la enfermedad le gana la partida a la salud, los tiranos continúan llenándose de riquezas que no podrán disfrutar, unos cuantos se siguen aprovechando de la miseria ajena para obtener ganancias, unos pocos siguen aferrados a una falsa esperanza y no se dan cuenta de que son las víctimas necesarias de sus salvadores.

Allende nuestras fronteras, España, Colombia y México se ven amenazados por el mismo socialismo que nos arrasó como país y uno se angustia cuando escucha decir que “nosotros no somos Venezuela”, repitiendo lo que muchos venezolanos expresaban hace casi dos décadas en referencia a Cuba. El tirano de Nicaragua, por su parte, aplica los mismos métodos de terror y muerte que el nuestro, copia al carbón de tiranos y épocas pasadas que muchos juraron no se repetirían. Es triste que los pueblos se sigan equivocando y les abran la puerta a sus verdugos.

Mis respetos para el General Vivas. Espero que Dios le de vida y salud para ver cumplido el sueño que Miranda plasmó en aquella bandera libertadora.

por Gustavo Yepes

No se admiten más comentarios