Socialismo del Siglo XXI en DE FO

Nota del Editor: Venezuela Llora. “Muerto el perro no se murió la deuda pública contratada, pasó el tiempo y El Robusto Guasón profundizó la vía socialista al desastre venezolano. Los huevos de la gallina de oro negro fueron escaseando y se vendían a menor precio..” Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

Algunos amigos del llamado pueblo llano me consultan sobre el término financiero que encabeza los medios de comunicación social de aquende y allende. Mejor sería que se lo pregunten a connotados especialistas como Asdrúbal Baptista o Humberto García Larralde, pero no a mí que no soy economista sino polígrafo, y hay académicos celosos de su oficio que Matan de verdad a quien ose incursionar en sus sacrosantos predios profesionales.

En fin, a riesgo de que me acusen de ejercicio ilegal de la profesión de las predicciones más o menos fallidas, y utilizando más bien la lexicografía, la filología, la semántica o como se llame y sin ánimo de incordiar a los celosos custodios de la lengua –no en salsa como la de mi querido y decedido amigo-, me atrevo a explicarlo en términos simples, y espero comprensibles.

Resulta y ocurre que en el país boyante que fuimos, el petróleo era abundante y se puso cariñoso en los mercados internacionales; un paracaidista en todo, se descolgó de golpe y porrazo en las bajuras del poder, y entusiasmado por las utopías castro-comunistas, decidió que ese grasiento recurso natural lubricará sus sueños de grandeza revolucionaria.

Munido de una, para entonces, buchona petro–chequera, como un Papá Noel rojo–rojito se dedicó a repartir los petrodólares a granel. Chulos y chulas de todas partes -incluyendo a connotados podemistas de la Madre Patria-, acudieron a beber de la ubre petrolera bolivariana. Para complacer las crecientes necesidades de divisas del país y de los corruptos enchufados bolivarianos, el Comandante Bonachón –Don Regalón fue llamado-, se endeudó a presente y a futuro.

Muerto el perro no se murió la deuda pública contratada, pasó el tiempo y El Robusto Guasón profundizó la vía socialista al desastre venezolano. Los huevos de la gallina de oro negro fueron escaseando y se vendían a menor precio; mientras que los dueños de otros corrales petroleros producían más huevos negros a menos precio e incluso sacaron al mercado unos óvulos de lutita.

La imprevisión propia de la hablachenta e ineficiente Revolución Bolivariana terminó de poner la torta socialista: se acabó lo que se daba y resulta que sin real no hay ropa, los acreedores e inversionistas vinieron a reclamar lo suyo y la respuesta que recibieron, es la misma que los malhadados súbditos bolivarianos reciben todos los días: ¡NO HAY!

Así que el país entró en DE FO: nos pusimos hediondos, fétidos, pestíferos, apestosos …no por falta de agua, jabón, champú, papel higiénico, pasta dental o desodorante, sino porque somos unos nauseabundos insolventes.

DRAE dixit, Fo:
1. Para expresar asco. 2. Para indicar desaprobación o rechazo.

Pues bien, caímos en DE FO.

por Enrique Viloria Vera

No se admiten más comentarios