¡Hasta Luego Zapa!

Ingrato es quien niega el beneficio recibido; ingrato, quien no lo restituye; pero de todos el más ingrato es quien lo olvida.
Séneca

“A pesar de todos los negociados que, bajo su investidura se hicieron con su pana, su compinche socialista, El Comandante Eterno, nada valieron al ofrecer unas declaraciones que no fueron del agrado revolucionario del Primer Bailarín de la Comarca Socialista del siglo XXI.” Imagen tomada de la web; sin menoscabo de los derechos de su autor.

Alicia dio un silencioso portazo y declaró que bota tierrita y no juega más. Alicia descubrió que el País de las Maravillas, el suyo, era el que había construido en el Reino de España, luchando a brazo partido contra las huestes fascistas del P.P. En el Reino del Robusto Guasón no pudo, en la Bolivariana y chavista República replicar el reino de amor, conciliación y unidad que dejo atrás cuando en vehículo blindado dejo sus oficinas en la Calle Ferraz.

A lidiar con estos sudacas socialistas más que ingratos, llegó haciendo ojitos, vestido informalmente como europeo que visita el trópico; camisa sin corbata, pantalones tubito y americana a media cadera, sonriente y saludoso, repartió besos y autógrafos en el Palacio de las Mil Flores. A pesar de todos los negociados que, bajo su investidura se hicieron con su pana, su compinche socialista, El Comandante Eterno, nada valieron al ofrecer unas declaraciones que no fueron del agrado revolucionario del Primer Bailarín de la Comarca Socialista del siglo XXI.

Atrás, muy atrás, en el más profundo olvido madurista quedaron las gestiones que su dandi embajador gestionaba desde su residencia personal en el Country Club, a fin de ingresar divisas en las arcas del afligido reino, y también en las suyas gestionadas por su muy querido e impoluto hijo. Patrulleras contratadas, astilleros del Norte de España en quiebra y que serían redimidos por la chequera petrolera, concesiones a REPSOL, trato de señorita a TELEFÓNICA, apadrinamiento de la venta del Banco de Venezuela para que la familia santanderina dispusiera de liquidez para comprar un banquito inglés, dragas, energías alternativas, metro y trenes, protección a los nichos de pecho de la ETA, y pare UD de contar, que es suficiente por aquello de Truman: los países no tienen amigos, tienen intereses.

El embajador constitucionalista y constituyente hizo de las suyas, vestido de lino blanco, sombrero jipijapa para protegerse del sol del Caribe y el infaltable puro, se convirtió en obligada referencia de la alta sociedad caraqueña, publicó libros y repartió condecoraciones entre quienes de veras las merecían y a alguno que otro adulante que lo embelesó. Zapa, sabemos que quisieras oír estas palabras de la ópera Evita, pero te las evitan, buen viaje y feliz verano, y hasta luogo como dicen en Madrid capital, y con alguna lágrima de utilería y de cocodrilo socialista podrás cantar en ritmo de flamenco:

No llores por mí Venezuela,
mi alma está contigo
mi vida entera te la dedico
mas no te alejes
te necesito.
Que podré decir
para convenceros
de mi verdad
Si aún podéis dudar
mirad mis ojos
como lloran
de amor.

por Enrique Viloria Vera

No se admiten más comentarios