Constituir para destruir


Pero los transgresores serán destruidos a una;
la posteridad de los impíos será exterminada.

Salmos 37:38

“Para su cacareado e hipócrita consuelo revolucionario, vaya de nuevo esta cita bíblica que anuncia –justiciera- el fin de los tiempos del socialismo del siglo XXI:”
La casa de los impíos será destruida, pero la tienda de los rectos florecerá. Proverbios 14:11

La Bomba Nuclear Bolivariana, encarnada en el Padre de todas las bombas, es cruel, inclemente, despiadada, brutal, cuando se trata de exterminar lo que, por largas décadas la sociedad venezolana ha venido construyendo: llámese fraternidad, pronúnciese libertad, denomínese respeto por los derechos humanos.

Ahora resulta y ocurre, que el rollizo Designado mariposon, asesorado por su tío cubiche y el Glorioso 2, se le ha antojado emitir un decreto de los muy suyos –irrito e ilegal, ilegitimo y rabioso, inconstitucional e indigno– por el cual convoca, de buenas a primeras, porque le sale del forro socialista y porque le da la gana bolivariana, una constituyente que, por ominosa, no merece unas mayúsculas.

Entre baile y baile, el bongoncero de Miraflores, el que canta y disfruta los sones cubanos de su juventud en la pretendida Isla de la Felicidad, danza y danza, de la garra de la Primaria Combatienta, convoca una cadena nacional, una rueda de prensa exclusiva para los medios de comunicación del Proceso, a fin de anunciar al país y al mundo, otra de sus atrocidades gubernamentales.

Como un bolivariano Dios Cronos devora a vivas dentelladas la Constitución de 1999: la muy amada hija, auspiciada y promovida por su mentor, el Comandante Eterno y Supremo, quien, en vista de la traición de su gallo tapao, se revuelca, de un lado a otro, en su conuco montañero, donde fue sembrado para –desilusionado y defraudado- asistir a tanta perfidia, alevosía, astucia, trapo rojo, que el oportunista y marrullero camarada rojo-rojito acaba de anunciar.

Aplausos menguados de sus partidarios recibe el ya saliente cabecilla, en unos gabinetes ministeriales de caras largas y asustadas; saben y están contestes en que este es el verdadero comienzo del fin que está cada vez más cerca. Los pasaportes diplomáticos son otorgados a granel, los puestos reservados en los aviones del PESÚ, ya están agotados, ya los veremos corriendo con sus maletas buchonas por la Rampa No 4 del aeropuerto de Maiquetía… la Vaca Sagrada del presente dictador indica el camino a seguir que muy seguramente conducirá a La Haya, donde sillas, jueces y jurados esperan para dictar la inevitable sentencia que merecen los destructores del país, los depredadores bolivarianos.

Para su cacareado e hipócrita consuelo revolucionario, vaya de nuevo esta cita bíblica que anuncia –justiciera- el fin de los tiempos del socialismo del siglo XXI:

La casa de los impíos será destruida, pero la tienda de los rectos florecerá. Proverbios 14:11

por Enrique Viloria Vera

No se admiten más comentarios