Patria

Aunque admita te has ido, hasta la vista, persiste en esta casa que no estás y tanto que hasta el perro me mira preguntando, como el hijo que es, que cuándo volverás. Y no descansa en demostrar tu falta en el ladrar tenaz de mis oídos, orinando en la casa marcando el territorio que te insiste e implora, en el radar de orejas que te buscan y el abanico de esa su cola incógnita. Y es que no se olfatea, gracias al arte de mentir, que es un bozal lo que le digo que te has quedado hablando con amigas, …

Continúe leyendo

¿En qué andará la paz de Colombia?

Nada más estresante y absorbente en estos días, horas, minutos y segundos, que seguirle los pasos a los saltos de rana y no perderse exhausto frente a los inusitados, sorpresivos, voluminosos, tensos, intensos y encandiladores eventos que rodean al proceso de la paz en Colombia. Que si no, que lo diga el lenguaje. Menos mal que tenemos en frente la campaña presidencial en los Estados Unidos y estamos a días tan solo del revocatorio en Venezuela. Que nada en exceso es bueno mijo y en todo caso al que le pica es porque ají come. A estas horas ya y …

Continúe leyendo

Ganó la paz

Cuando ya parecía estar todo consumado, el pueblo colombiano dijo NO democráticamente a la propuesta de paz Santos-FARC, recogida en tupidos, laberínticos y viscosos acuerdos cocinados y firmados en La Habana y mostrados y aplaudidos por doquier, antes del plebiscito, como si de cosa juzgada se tratara. Por muy estrecho margen, pero más que elocuente por lo inesperado que hasta de insólito fue calificado, se impuso la alternativa del No liderizada por el ex presidente y antioqueño Álvaro Uribe Vélez, que en países con marcada e histórica tendencia caudillista, como es el caso de Colombia, Venezuela también y más aún, …

Continúe leyendo

La política que anda por ahí

La vocación de hacer y ejercer la política en su gimnasia diaria, pasión educada tendría que ser llamada, amaestrada iba casi que a decir, debería pasar necesariamente por la asignatura obligatoria de comprenderla desde fuera y comprenderse desde dentro que no es la misma cosa y requiere de distinta palabra, tinta y ortografías. No debería solamente provenir de las vísceras, que a veces hacen falta y tanta, esa ambición personal y privada, casi que íntima, de los seres humanos por administrar lo público en la que tantos farsantes se involucran. No es un capricho del que hablamos pues ni de …

Continúe leyendo

Paz a la Cubana

Dudo que exista mejor baquiano que Gabriel García Márquez para iluminarnos el camino de lo que está ocurriendo con la paz de Colombia. Ya él se ha encargado de explicarnos, con pelos y señales, a través de su literatura, buena parte de lo que significa en la práctica el realismo mágico. A su garra y olfato de escritor, de genio que terminó de redactar su novela más conocida “Cien años de soledad” en junio de 1966, hace por estas fechas cincuenta años exactos, con su instinto caribe, selvático e innegable, se agregan sus coqueteos con la izquierda, la cubana sobre …

Continúe leyendo

La frontera extraviada

Alguien alguna vez afirmó que Venezuela era una nación fingida y otro alegó que Colombia es una nación a pesar de sí misma. ¿Me atrevería yo a terciar que la frontera colombo venezolana ha sobrevivido a ambas desgracias si es que no es una sola con diferentes nombres? En mis viajes a esa frontera común que es diversa, retorcida y plural, he recogido experiencias humanas y sociales insobornables a libros de historia, teorías políticas, controles gubernamentales o estadísticas económicas, aunque mire usted que leer a veces nos cierra la boca y pone a pensar. Las fronteras son la piel de …

Continúe leyendo

Los puentes levadizos

Esta es la historia de dos países vecinos, Colombia y Venezuela, que abren y cierran sus fronteras por extraños motivos que nadie entiende a ciencia cierta aún y que creen, ya no tanto, que sus diferencias se resolverán por el hecho de ser hijos de madre y padre comunes, España y Bolívar, y de haber compartido en tiempos juveniles excesos de independencia descarriada. Son esos mismos dos vecinos, que se claman hermanos, con los padres puestos ya de paticas en la calle, los que se jalaron de mechas y de trapos por asuntos de tierras y de deudas, como cualquier …

Continúe leyendo

De Colón a Maduro

Cuando se insiste caviloso y cabizbajo pero no por ello falto de motivación y esperanza en el análisis de las razones profundas por la que hemos llegado a este llegadero de país que ni siquiera es sombra de lo que la gran mayoría aspira, irremediablemente se divisan algunas constantes, afluentes históricos, que vale la pena recordar en ejercicio de memoria crítica del pasado entre las cuales elegí algunas para refrescarlas en voz alta y discurrir sobre ellas en público. La primera se encuentra en la razón y origen de nuestro descubrimiento, violencia-sumisión, y la carga cultural que desde allí nos …

Continúe leyendo

De victorias y derrotas

Sobre victorias y derrotas, que en traducción universal resultan ser casi siempre sinónimos estrafalarios de éxitos y fracasos, quiero dejar por escrito en este espacio utilizando la tiza que me facilita su clemencia para borrar y perdonarme si me equivoco. Sobre ellas pienso murmurar, discurrir y proponer. Espero llegar a alguna parte. Intentar definirlas es ya de por sí un hecho controversial y laborioso. Clasificarlas es aventura absurda, casi que mórbida, pero dejar de pensar en ellas es al mismo tiempo improbable. “Ser o no ser”, que vendría a representar uno de sus binomios comparativo de parentesco preferido y tradicional, …

Continúe leyendo

El primate filosófico

Las heridas, sociales por lo pronto, cuando se originan y no terminan de curarse, si acaso se intentan subsanar con una propina, con el desfile rimbombante y colorido de una fecha patria, en unas lágrimas regadas al pié de una tumba maquillada en perfumado epitafio, en un perdón hipócrita y por lo tanto humillante, en la fanfarria de la reconciliación, el falso olvido, un edicto pomposo decretando la paz, una plaza y sus palomas tétricas, un héroe que flota en su aburrimiento de incienso, un cheque a cambio de un montón de silencios, total en una deuda de rencores diferidos …

Continúe leyendo

La estrategia del gorgojo

En Venezuela hay quienes pretenden que, como por efecto de una píldora milagrosa, todo se abrevie, se purgue, sane y se despierte de esta larga agonía que vivimos desde hace 17 años y contando, con la salida de Maduro de la presidencia de la República. Hasta yo en mi desesperación coincidiría con ello sin ninguna duda. Que allí se evapore la realidad abismal que nos sirve de piso existencial día tras día, segundo tras segundo, es otra cosa. Me acuerdo de cuando salimos corriendo de Carlos Andrés Pérez y caímos felices en los brazos de Chávez hasta el día de …

Continúe leyendo

Los poros de mi amada

Las plumas de las alas de un ángel son todas maravillosos tesoros cada una, hojas multicolores de las ramas de un árbol que en el edén florecen inmortales y cuyos pájaros gramáticos cantan y por doquier de sus bellezas sin reparar en nuestro asombro vano. Para sorpresa hasta de los dioses, las plumas de las alas del ángel y las hojas de las ramas del árbol envidian a los frágiles poros de la piel de mi amada, que son tan solo minúsculos radares pasajeros, inconstantes indefensos finitos enfermizos mortales, breves respiraderos fugaces y lejanos luceros esparcidos desde el fin de …

Continúe leyendo

La Teoría del Otro

Primero. A pesar de las aparentes y aparatosas distancias en el discurso, gestos y acciones del presente, entre Colombia y Venezuela hay algo que las avecina más allá de lo que repiten los libros o aparece rimbombante en los medios. Es que políticamente, a pesar de sus diferencias que son más que matices, las fronteras cerradas por ejemplo, sus gobiernos, que son débiles e inescrupulosos por distintas razones, necesitan en muchos casos de intensos enemigos, reales o inventados, internos y externos si se puede, equivalentes en sus flaquezas y ambiciones a ellos mismos, para poder sobrevivir como proyecto político que …

Continúe leyendo

Las moscas

Si algo tienen las moscas de siniestro es su presencia insoportable. Irremediables no existe veneno definitivo para evadir su compañía. Parece las lleváramos dentro. Nada las espanta para siempre. Como son eternas e inconclusas, no duermen, no descansan, no oyen, nos persiguen doquier y eluden al unísono. Están y al mismo tiempo no, son y al mismo tiempo tampoco. Posan en su volar de asco la perfecta basura de este mundo y del otro. Dan grima, asco, infección, boca abierta, despojo, reses flotando entre ramas de un río pestilente, macilento, empozado. ¡Mosca! se exclama aquí cuando asoma el peligro y …

Continúe leyendo