Ledezma en libertad

Antonio Ledezma conquistó la libertad que sus captores le negaban arbitrariamente. Es delirante que el segundo funcionario electo más importante del país, de acuerdo a la importancia que la Constitución le otorga al Alcalde Metropolitano de Caracas, haya sido perseguido, apresado, enjuiciado políticamente, condenado sin garantías de defensa, y todo ello ante la impavidez de una hegemonía cada vez más despótica. Va a “hacer lío” –como dice el Papa Francisco—el buen amigo Antonio Ledezma. Se ha convertido ya, muy rápidamente, en el vocero central de la causa democrática de los venezolanos, entre otras razones porque él mismo la simboliza con…

Continúe leyendo

La “ley contra el odio”

Al menos dos consideraciones básicas amerita la llamada “ley contra el odio”. La primera es que de acuerdo con la Constitución formalmente vigente, la sanción de leyes le corresponde al poder legislativo, es decir a la Asamblea Nacional. Pero la referida “ley” ha sido dictada por una instancia distinta, la pretendida “asamblea nacional constituyente”, que es manifiestamente inconstitucional. Entonces tenemos el absurdo, de que las leyes sancionadas por el poder legislativo son declaradas inconstitucionales por la hegemonía roja, y ésta a su vez, declara como “constitucional” a una “ley” emanada de un organismo inconstitucional. Parece un juego de palabras, pero…

Continúe leyendo

Deuda criminal

No me refiero exclusivamente a la deuda externa contraída en el siglo XXI por la jefatura de la hegemonía roja. Lo que de por sí, sin duda, es criminal, porque haber catapultado la deuda de 20 a 200 mil millones de dólares, en medio de una bonanza petrolera, es un crimen enjuiciable y condenable con las máximas penas. Pero al utilizar la expresión “deuda criminal”, quiero ofrecer una perspectiva más amplia que la financiera. En realidad, el haber malbaratado la oportunidad de desarrollo más importante de nuestra historia, y el haber, en cambio, sumido al país en la catástrofe social…

Continúe leyendo

¿Perder la esperanza? ¡Nunca!

Y no me refiero a la esperanza como virtud teologal, orientada, claro está, a la vida eterna. Me refiero a la esperanza de que Venezuela, nuestra patria, tenga por delante la oportunidad de ser reconstruida, y que esa oportunidad deba de aprovecharse con la decisión y el compromiso de quien lucha por el conjunto de un país, más allá de cualquier parcialidad, de cualquier “espacio”, de cualquier interés particular. Esperanza es, básicamente, la espera de bienes futuros. ¿Es posible esperar que los males del presente venezolano, vayan quedando atrás, y en cambio la nación entre en una etapa de variados…

Continúe leyendo

Explicar y justificar

Son dos cosas distintas. Se puede tratar de explicar algo, sin que ello signifique, para nada, que se lo justifica. Explicación se refiere a la descripción de la motivación de un hecho, sin que necesariamente se manifieste una valoración al respecto. Justificación sí expresa un acuerdo o una conformidad. Y estos conceptos vienen a cuento por el tema de la validación o no de la “asamblea constituyente”, a través de la juramentación de los gobernadores no-oficialistas. La “constituyente” de Maduro se explica como un mecanismo para buscar perpetuarse en el poder, al margen de la voluntad popular, y terminando de…

Continúe leyendo

Un país de emigrantes

Hasta comienzos del presente siglo, Venezuela siempre fue un país de inmigración. Quizás uno de los más reconocidos y hospitalarios del mundo. Lo que desde luego refuta la cantinela esa de la llamada “exclusión social”, porque por definición un país de inmigrantes es un país de inclusión. Claro que una cosa es la realidad cimentada en hechos, y otra es la percepción de esa realidad. En nuestra patria lo segundo sigue privando sobre lo primero, y distorsiona tanto la comprensión de la historia, que a veces uno se pregunta si tendremos la capacidad y la voluntad de superar tantos equívocos,…

Continúe leyendo

¿Estamos igual, mejor o peor?

Una pregunta que me parece pertinente, no es tanto si el conjunto de los venezolanos estamos igual, mejor o peor, después de casi 19 años de hegemonía roja. La respuesta a esa pregunta general es obvia. La catástrofe humanitaria y la ruina económica que padece Venezuela en medio de una bonanza petrolera, es una evidencia suficiente para contestar de manera justa y apropiada a esa interrogante. La pregunta que quisiera hacer es otra. Es que si estamos igual, mejor o peor que cuando la hegemonía fue clamorosamente derrotada en las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015. Pronto se cumplirán dos…

Continúe leyendo

Sobre la abstención y la participación

En la Venezuela del presente, algunos sectores tienen una interpretación muy estrecha sobre el tema de la abstención y la participación en la lucha política. Lo refieren casi exclusivamente a las votaciones que la hegemonía convoca cuándo y cómo le conviene. En este sentido entienden por abstención el no sufragar en esas votaciones, y por participación el hacerlo. Pero el asunto es mucho más amplio que eso. Henrique Capriles, por ejemplo, declara que en una democracia la abstención electoral es legítima pero que en una dictadura no. La verdad es que a mí me parece que la cosa es al…

Continúe leyendo

Tienen que irse

La premisa es muy sencilla: mientras Maduro y los suyos sigan controlando el poder, el país continuará hundiéndose en abismos más profundos. Entonces, la salida de esta tragedia también es sencilla de exponer: Maduro y los suyos tienen que irse, deben irse y pueden irse por las puertas de la Constitución. Venezuela no tiene otra alternativa que ésa, si es que de verdad queremos salvar a nuestra nación y la oportunidad de avanzar hacia un futuro humano y digno. Algunos dirán que este tipo de planteamiento es como llover sobre mojado; que ya estamos cansados de leer o escuchar cosas…

Continúe leyendo

Hambre en Venezuela

Voceros del oficialismo afirman que el hambre en Venezuela es un invento de los medios internacionales, léase CNN. Pero no hace falta ver a ese canal para observar a mucha gente hurgando en la basura en búsqueda de comida. O para darse cuenta de cómo se adelgazan o enflaquecen muchas personas por culpa de la dieta forzosa de la escasez y de la hiperinflación. O como se multiplican los mendigos que piden limosna por todas partes. O como los estudios e investigaciones sociales, de carácter independiente, dan alarmante cuenta del deterioro de las condiciones de vida en nuestro país, comenzando…

Continúe leyendo

El principal producto de exportación

Aparte de droga, petróleo y dólares de la corrupción, quizás en ese orden, la Venezuela de la hegemonía roja no exporta prácticamente más nada. ¿0 si? Si exporta algo más, lo más importante que puede tener cualquier país: su capital humano. La emigración masiva de venezolanos, sobre todo de jóvenes y profesionales, es un signo de estos tiempos. Y uno trágico. El país se está vaciando, o lo están empujando a vaciarse. ¿Qué puede terminar quedando? Una boli-plutocracia imperando sobre los escombros de una nación. Y en gran medida ya es así. El grueso de la droga que sale de…

Continúe leyendo

Detrás del decorado

Detrás del decorado de la pomposamente auto-denominada “revolución bolivariana” (un decorado ostentoso, oneroso y prolongado), ¿qué es lo que ha quedado? Pues ha quedado un país en la ruina socio-económica y en la ruindad política. Y para ser más preciso han quedado, básicamente, dos realidades. Una catástrofe humanitaria que arrolla a la abrumadora mayoría de la población, y que fue incubada en medio de la bonanza petrolera internacional más caudalosa y duradera de la historia; y una boli-plutocracia sin par en el mundo, en cuanto a volumen de riqueza depredada y voracidad de seguir depredando. Sí, después de una retórica…

Continúe leyendo

Censura desatada

A la hegemonía que impera en Venezuela no le importa nada que la Constitución prohíba expresamente la censura. Esa disposición siempre fue letra moribunda y luego muerta, desde 1999. Con el predecesor había un cierto disimulo, pero los ataques a la libertad de expresión fueron sin piedad, y se logró imponer la llamada “hegemonía comunicacional”, uno de cuyos pilares es la “auto-censura” de los propios medios. El sucesor no anda con disimulos y está cerrando medios a diestra y siniestra, además de sacar de la pantalla a diversos canales de televisión extranjeros, y encima se anuncia desde la constituyente que…

Continúe leyendo

¿Coexistencia?

No es posible la llamada “coexistencia” que plantea Delcy Rodríguez entre la instancia de poder que ella preside formalmente, y la Asamblea Nacional o cualquier otro organismo del poder público que no sea controlado por el oficialismo, a cualquier nivel, y sobre todo a nivel regional y municipal. Y no es posible, porque la naturaleza de la hegemonía lo impide. No porque distintos sectores opositores no estén de acuerdo o dispuestos a “coexistir”, sino porque el propio montaje de la “constituyente” es una demostración adicional de que la hegemonía no puede aceptar que existan con contrapesos efectivos a su afán…

Continúe leyendo

El motor sigue encendido

Para los que piensan y sostienen que la lucha democrática se acabó, que el oficialismo se ha impuesto de manera duradera con su triunfo “constituyente”, y que la fragmentación opositora echa por tierra cualquier posibilidad de cambio, les tengo una opinión contraria. No creo que nada de eso sea así. Entiendo que pueda parecer así. Pero así no son las cosas. ¿Por qué no? Pues porque la razón del inmenso rechazo que suscitan Maduro y los suyos, no está en una esclarecida conducción política de oposición (que no existe), sino está en los propios desmanes de la hegemonía que han…

Continúe leyendo

El jefe de la “constituyente”

El verdadero mandón de la llamada “constituyente” –así en minúscula y entre comillas—no es Nicolás Maduro, ni tampoco su presidenta nominal, Delcy Rodríguez, ni mucho menos Diosdado Cabello, a quien de nuevo le pasaron por encima. Quién manda en esa “constituyente” es el general Raúl Castro, presidente de Cuba, y principal factor del poder en Venezuela. La propia designación de la presidenta nominal, quien no oculta su adhesión incondicional al castrismo, va en ese sentido. En la “constituyente” de 1999, quien decidía no eran los diputados o constituyentistas, sino Hugo Chávez. Lo que a él le parecía bien, se aprobaba,…

Continúe leyendo

Abyecta pesadilla

En un reciente reportaje sobre Venezuela, publicado en una revista “progre” y neoyorquina, se utilizan las dos palabras que sirven de título a estas líneas para identificar la realidad venezolana: abyecta pesadilla. Es difícil encontrar unas palabras más apropiadas. El país sobrevive en una opresión angustiosa y envilecida hasta el extremo. Maduro y los suyos han llevado a la heredada hegemonía a unos niveles de barbarie y desprecio humano, sin referentes en la América Latina del presente, salvo el caso de Cuba, modelo preferido de los jerarcas del poder en nuestro vapuleado país. Un país sin alimentos básicos, sin medicinas…

Continúe leyendo

La mega-dictadura

La gran habilidad de Fidel Castro y su pupilo venezolano, Hugo Chávez, fue ir desmontando, paso a paso, a la democracia venezolana, e irla sustituyendo, paso a paso, por una neo-dictadura, esto es una dictadura disfrazada de democracia. No una dictadura convencional o tradicional, sino un despotismo más elaborado y con el disimulo de ciertos ropajes democráticos, que encandilaron a medio mundo, dentro y fuera de Venezuela. Con el chorro de petrodólares provenientes de la bonanza petrolera más caudalosa y prolongada de la historia, se facilitó mucho el montaje de la neo-dictadura. Tanto, que buena parte de la oposición política…

Continúe leyendo

Una “revolución” sin pueblo

El plebiscito o la consulta popular, ha confirmado lo que se sabía desde las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, lo que reflejan todas las encuestas respetables en Venezuela (que las hay), y lo que representa más de 100 días de protestas sociales en todo el país: en pocas palabras, que la abrumadora mayoría de los venezolanos rechaza a la hegemonía roja que encabezan Maduro y los suyos; lo que dicho de otra manera significa que el conjunto del país aspira un cambio de fondo, efectivo, real, verdadero, que abra una nueva etapa hacia la reconstrucción de Venezuela. No se…

Continúe leyendo

País por cárcel

La libertad se suele valorar más y valorar mejor, cuando se pierde, que cuando se tiene. Y acaso por ello la libertad se puede perder con relativa facilidad, y no me refiero tanto al caso de personas específicas, sino a sociedades enteras, a naciones que llegan a ser oprimidas y hasta esclavizadas por quienes detentan el poder. Eso está pasando en Venezuela. En realidad viene pasando a lo largo del siglo XXI, en un proceso paulatino de pérdida de libertades políticas, económicas, sociales, que afectan tanto la esfera de la vida colectiva, como el ámbito de la vida personal y…

Continúe leyendo